Los recursos sociosanitarios son fundamentales para poder apoyar y ayudar a personas con demencia y sus familiares.

La atención a personas con demencias necesariamente debe ser sanitaria y social, con atención no sólo en el paciente sino también en sus familiares. Así pues, los recursos fundamentales para poder apoyar y ayudar a estos pacientes y su entorno son:

  • Recursos sociosanitarios.
    1.  Atención primaria. Primer nivel de atención sanitaria al que accede el ciudadano (centros de salud).
    2. Atención especializada. Segundo nivel asistencial que ofrece atención específica y especializada (unidades de memoria, unidades de psicogeriatría, hospitales de día…).
    3. Atención sociosanitaria. Tercer nivel de atención integral y multidisciplinar que garantiza la asistencia a personas mayores, dependientes, crónicos… (centros sociosanitarios  o unidades de media o larga estancia psicogeriátrica).
  • Recursos sociales. Para acceder a los recursos sociales es necesario acudir a los centros de servicios sociales de los municipios. En ellos se ofrece información y asesoramiento sobre los recursos disponibles, detección y verificación de situaciones de riesgo para las personas mayores, trámite de recursos y prestaciones, etc. La red de servicios sociales ofrece:
    1. Prestaciones y ayudas.
    2. Servicios y recursos domiciliarios (teleasistencia, voluntariado, adaptaciones en el hogar, cuidadores profesionales, etc).
    3. Recursos externos (centros residenciales geriátricos, centros de día, programas de respiro, etc).
    4. Recursos de información y apoyo (asociaciones, grupos de ayuda mutua, recursos dirigidos a cuidadores a través de internet, lecturas específicas para familiares y cuidadores, etc).

Estos recursos, que son ofrecidos por la red de atención pública, pueden complementarse con empresas privadas que ofrecen servicios profesionales y de calidad. Así apoyando a cuidadores y familiares en su labor diaria.