Hoy queremos hablaros de los beneficios del humor en la vejez. La risa, como expresión del humor, es una respuesta orgánica total. En la risa participan diversos sistemas del organismo como el muscular, el cardíaco o el nervioso. Es la expresión de una emoción, de un sentimiento que activa notablemente nuestro cuerpo. Por esta razón es tan beneficiosa para la salud general.

En la vejez, el optimismo y el cambio de los pensamientos negativos en positivos genera entusiasmo por la vida.

Frecuentemente la vejez se asocia de forma errónea a una etapa de tristezas, enfermedades y sufrimiento. La realidad demuestra todo lo contrario. Diversos estudios confirman que las personas mayores experimentan más emociones positivas que las jóvenes. Así mismo, en la vejez estamos más entrenados para gestionar situaciones adversas y más preparados emocionalmente. Los recursos emocionales aumentan con la edad y con ellos el sentimiento de felicidad.

El humor puede ser utilizado como herramienta natural para la mejora del bienestar durante el envejecimiento.

Los efectos del humor, de la risa en el organismo son positivos. Por ejemplo mejoran el ritmo cardíaco, disminuye la rigidez corporal o produce endorfinas (reducen el dolor). Además, el uso del humor como herramienta produce algunos beneficios psicológicos:

  • Disminuye el estrés. La risa provoca la liberación de hormonas como las endorfinas que reducen los niveles de estrés en el organismo.
  • Alivia la tristeza. El humor consigue que veamos el lado positivo de la vida y nos ayuda a superar obstáculos.
  • Ayuda a exteriorizar emociones, sentimientos y pensamientos que quizás de otra manera no liberaríamos.
  • Mejora la valoración de nosotros mismos. El sentido del humor es valorado socialmente. Esto nos hace sentir más apreciadas y promueve la autoaceptación.
  • Facilita situaciones incómodas. El humor puede suavizar situaciones tensas en diferentes ámbitos.
  • Mejora la comunicación. Nos puede mostrar como se siente la otra persona o qué quiere hacernos saber.
  • Mejora las relaciones interpersonales. El humor mantiene relaciones más cercanas, más libres y fomenta la cohesión de grupo.

Utilizar el humor como herramienta nos ofrece la posibilidad de aprender a vivir y envejecer con alegría.