La hipertensión arterial es una elevación continua de los niveles de presión arterial. Ésta es la presión que ejerce el corazón en las arterias para que la sangre sea conducida hacia los distintos órganos del cuerpo. Cuando sus niveles aumentan se da la hipertensión.

¿Cuáles son los síntomas de la hipertensión?

Normalmente pasan desapercibidos. Las personas que la sufren no suelen asociar sus síntomas a esta patología debido a que son muy variados y no advertimos de qué se trata. Por ejemplo, si sufrimos dolor intenso de cabeza no solemos atribuirlo a hipertensión. Así que suele diagnosticarse cuando nuestro médico nos realiza controles de los niveles y detecta alguna anomalía.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Dolor de cabeza intenso.
  • Somnolencia.
  • Vértigo, mareos, náuseas o vómitos.
  • Dolor en la parte posterior del cuello.
  • Problemas visuales.
  • Hemorragia nasal.
  • Alteración del ritmo cardíaco.

¿Cómo se mide la presión arterial?

La presión arterial se mide con un tensiómetro. La medición debe realizarse a la misma hora puesto los niveles cambian a lo largo del día y en un estado relajado.

A continuación os damos los niveles de presión arterial que son considerados normales y altos según la Fundación Española del Corazón:

Los niveles normales son:  Máxima entre 120-129 mmHg y mínima entre 80 y 84 mmHg. Cifras más bajas también pueden considerarse normales,si no provocan ningún síntoma.

Los niveles normales-altos son: Máxima entre 130-139 mmHg y mínima entre 80-89 mmHg. En personas diabéticas, los niveles superiores a 140/85 mmHg también se consideran altos.

¿Por qué la hipertensión se considera un factor de riesgo?

La hipertensión supone un sobreesfuerzo para el corazón. Éste debe alcanzar una mayor resistencia aumentando su masa muscular pero no aumentará el riego sanguíneo. Por ello, se puede producir algún tipo de insuficiencia, arritmias o angina de pecho.

Según los expertos, esta patología puede producir:

  • Arterioesclerosis (aumento de colesterol en las arterias).
  • Trombosis.
  • Aneurisma o rotura de arterias.
  • A nivel cerebral, puede producir una hemorragia o ictus.
  • A nivel renal, podría producir una fallo.

Para evitar estos problemas, se recomienda tomar ciertas medidas para prevenir. Algunas de ellas son limitar el consumo de alcohol, eliminar el tabaquismo, realizar una dieta cardiosaludable y realizar ejercicio moderado.

En caso de necesitar realizar alguna consulta, no dudes en ponerte en contacto con MimoOnline (consultoría del Grupo Las Mimosas), te atenderemos y resolveremos tus dudas gratuitamente.