En la actualidad existen diversas clasificaciones de las fases de la enfermedad de Alzheimer. A continuación os detallamos la que más especifica cada momento de la enfermedad:

Fase 1

La primera fase de la enfermedad es asintomática. No se presentan síntomas de deterioro cognitivo ni funcional.

Fase 2

Esta fase se caracteriza por olvidos benignos asociados a la edad. A partir de los 65 años es frecuente tener olvidos y quejas subjetivas sobre alguna dificultad cognitiva o funcional. Por ejemplo, las personas mayores creen que no pueden recordar nombres con tanta facilidad o recordar dónde pusieron un objeto.

Fase 3

En esta fase se inicia el Deterioro Cognitivo Leve (DCL). La persona comienza a sufrir cierto deterioro que es detectado por las personas cercanas o familiares. Este deterioro se manifiesta de diferentes maneras. Por ejemplo si la persona trabaja puede disminuir su rendimiento o el aprendizaje de nuevas habilidades.

Fase 4

Se inicia la fase de la enfermedad de Alzheimer Leve. El diagnóstico de la enfermedad puede hacer de forma considerablemente precisa en esta fase. a partir de ahora los síntomas de la enfermedad son evidentes. Aparecen dificultades en la realización de actividades instrumentales de la vida diaria. Por ejemplo para el manejo de las finanzas o para la organización de un evento familiar. Sin embargo, se conserva independencia para desenvolverse en el entorno. También puede aparecer un aplanamiento afectivo probablemente relacionado con la negación de la enfermedad y la dolorosa toma de conciencia de la misma.

Fase 5

Comienza la fase de Alzheimer Moderado. En esta fase, el deterioro implica la necesidad de comenzar a recibir ayuda. Además del deterioro en la realización de tareas instrumentales aparece un declive en la realización de la tareas básicas de la vida diaria (cocinar, vestirse o por ejemplo manejar el dinero). Las personas que se encuentran en esta fase pueden olvidar ciertos aspectos de su vida, del entorno o de las circunstancias. También son comunes los problemas de desorientación o de operaciones de cálculo para la vida diaria. En estas circunstancias es imprescindible ofrecer la ayuda necesaria.

Fase 6

Enfermedad de Alzheimer moderadamente grave. En esta fase se pueden diferenciar varias subfases:

  1. Es necesaria la asistencia para realizar ciertas actividades de la vida diaria como vestirse.
  2. Se dificulta el aseo diario diario. Será fundamental comenzar la ayuda en los hábitos de higiene, además del uso del baño.
  3. Puede aparecer incontinencia urinaria.
  4. Incontinencia fecal.

También aparecen dificultades por ejemplo en el reconocimiento de caras familiares,  en recordar su dirección actual o  en el lenguaje. Así mismo, se producen cambios emocionales que pueden afectar al comportamiento.

Fase 7

Enfermedad de Alzheimer Severo. En el inicio de esta fase el lenguaje oral es muy limitado pudiendo expresar alrededor de 12 palabras. Poco a poco se va limitando la expresión verbal hasta dejar de hablar. La capacidad de caminar también se va perdiendo e incluso la de mantenerse sentado sin apoyos. La expresión facial va desapareciendo y surge rigidez física.

Esta es la última fase de la enfermedad en la que la persona fallece. La causa más frecuente es la neumonía o alguna infección. Son más vulnerables a padecer enfermedades frecuentes entre los adultos mayores y a no superarlas.

 

Fuente:

CEAFA (Confederación Española de Asociaciones de Familiares de personas con Alzheimer y otras demencias)