Hoy es el Día Mundial de la Salud Mental y este año está dedicado a las personas mayores.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), la salud se define como “un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Por lo tanto, la salud mental está relacionada con la prevención, la promoción del bienestar, y el tratamiento y rehabilitación.

En relación a las personas mayores, la Federación Mundial para la Salud Mental (World Federation for Mental Health – WFMH) ha publicado un informe que destaca la “necesidad de garantizar el bienestar psicológico de las personas mayores”. Debido al aumento de este rango de la población, se hacen más visibles los problemas de salud mental. Además se pide a los gobiernos que diseñen planes eficaces para mejorar la calidad de vida en la vejez.

Los problemas de salud mental que más aparecen durante el envejecimiento son:

  • Depresión. El estado de ánimo depresivo no es un “síntoma” del envejecimiento. Debe ser detectada y tratada. La depresión tiene como consecuencia un deterioro social, mental y físico. Y repercute directamente en la evolución de otras enfermedades crónicas que se presenten.
  • Demencia. Es la causa principal de dependencia en las personas mayores, afectando a su calidad de vida y a la de sus familiares. La demencia sigue diagnosticándose de forma tardía. Además los sistemas sanitarios siguen sin estar preparados para ofrecer los servicios necesarios en estos casos, haciéndose responsables las propias familias.
  • Ansiedad. La ansiedad afecta a un 10% de las personas mayores y repercute signiticativamente en la calidad de vida. Si no se trata, su presencia puede empeorar otro tipo de dolencias. También está asociada a la depresión.

Estos tres problemas son los más frecuentes en las personas mayores, pero pueden aparecer otro tipo de trastornos propios de cualquier etapa de la vida.

Desde la WFMH hacen un llamamiento para que los gobiernos adopten medidas en este tema y sector de la sociedad.

La salud mental es un derecho básico, no es una opción.